¿Cómo trabajar en equipo?

Reconoce el esfuerzo de todo tu equipo por alcanzar las metas e inspirarlos hacia un reto mayor.
Al final, es por este momento y la sensación de lograrlo por la cual llevan meses trabajando.

Trabajar en equipo es sin duda una de las habilidades blandas más necesarias en las empresas.

A diferencia del equipo de fútbol que formas con tus amigos o los equipos para hacer una tarea de la universidad, en las empresas rara vez puedes escoger a los miembros de tu equipo.

Por ese motivo es importante desarrollar habilidades para relacionarte con cualquier tipo de persona y alcanzar así los resultados de la empresa.

Fomentar una ambiente donde todos se sientan escuchados y valorados permitirá que compartan sus opiniones y experiencia en la lluvia de ideas.

¿Qué se requiere para que un equipo de trabajo sea efectivo?

1. Liderazgo:

Como mencioné en mi artículo sobre lo que significa ser un buen líder, la persona encargada de dirigir al equipo es capaz de analizar la situación actual de la organización e imaginar un futuro mejor para todos sus miembros para inspirar y guiarlos a ese mejor futuro.

El líder del equipo tiene un ojo en las situaciones del presente y otro en el futuro.

2. Un objetivo claro:

¿Te subirías a un barco que saldrá al mar sin un destino fijo? Lo más probable es que no, ¿cierto?. 

Lo mismo sucede con las empresas, cuando los colaboradores no saben para que trabajan ni tienen una meta hacia donde llegar comienzan a sentir ansiedad y baja su rendimiento porque no tienen forma de medir su desempeño y mucho menos si están creciendo. 

Los días se vuelven rutina ya que sin una meta que los motive es igual si se esfuerzan o no.

3. Comunicación:

Es inevitable que en la interacción de personas con diferentes formas de ver la vida, personalidades y educación surjan conflictos de opinión. 

La comunicación es la única forma en la que estos conflictos pueden solucionarse y utilizarse para enriquecer las opciones para resolver los retos comunes.

Fomentar una ambiente donde todos se sientan escuchados y valorados permitirá que compartan sus opiniones y experiencia en la lluvia de ideas.

4. Mentalidad enfocada a resultados:

Las organizaciones se forman con una visión y utilizarán todos sus recursos para alcanzarla. 

Si bien, las actividades recreativas y de descanso son importantes todos los días se deben dar pasos concretos para alcanzar las metas. 

Fomentar esta mentalidad en los colaboradores evitará que se desperdicie el tiempo y se aprovechen todas las oportunidades que se presenten. 

Más que presionar a los miembros del equipo a trabajar sin cesar e incontables horas extras, es crear una cultura de trabajo donde se optimicen los procesos, se exploren otras maneras de resolver los problemas y tengan los ojos abiertos a las oportunidades que beneficien a todo el equipo.

5. Una combinación de habilidades:

La creatividad se encuentra en todos lados y para un equipo de trabajo esto significa que en la medida que sus miembros tengan perfiles diferentes habrán más propuestas al momento de solucionar un problema. 

Como mencioné en mi artículo sobre ¿cómo desarrollar tus habilidades de liderazgo?, formar un equipo de personas sobresalientes en su área hace más fuerte a toda la organización.

Ver el video 
¡Quiero formar a los equipos de mi empresa!
Taller de Trabajo en Equipo

¿Cómo trabajar en equipo para alcanzar resultados?

1. Define los roles de cada miembro del equipo así como sus responsabilidades.

La única forma de lograr un objetivo complicado es con la colaboración de todos los integrantes del equipo.
Por eso una de las responsabilidades más importantes del líder es delegar las tareas estableciendo fechas de entrega y como cada departamento colaborará para llegar a la meta.

2. Usa herramientas de administración de proyectos.

Antes toda esta organización de un proyecto estaba en la cabeza de unas cuantas personas y era muy complicado que el resto del equipo supiera cuál era el estatus de las tareas y si podían prestar recursos a otra área que necesitara ayuda. 

Ahora existen herramientas digitales que nos permiten dividir el proyecto completo en sus partes y asignar responsables con fechas de entrega haciendo mucho más eficiente todo el proceso.

3. Celebra la individualidad y lo que aporta cada miembro al equipo.

Seamos honestos, la razón principal por la cual esto no sucede es por la inseguridad de los directivos en la empresa. 

Por otro lado, el motivo número uno por el cual los colaboradores abandonan una empresa es porque no se sienten valorados. 

Un buen líder tiene la humildad para reconocer que su equipo está conformado por profesionales sobresalientes y aplaude sus éxitos porque cada una de ellos aporta al crecimiento de la organización.

4. Ten clara la meta y propósito del equipo.

En una empresa las metas van cambiando todo el tiempo, muchas veces hay otras en proceso y es necesario comenzar a trabajar en la siguiente. 

Por ejemplo: en un restaurante prácticamente cada mes hay una temática diferente y hay que preparar la decoración, los platos de la temporada y las promociones con todo lo que eso implica para cada departamento. 

Te recomiendo establecer canales de comunicación con tu equipo, como juntas mensuales, un grupo de whatsapp con los directores o un sistema de administración de proyectos que les permita reaccionar inmediatamente.

5. Crea una cultura del grupo.

Con el paso del tiempo, las interacciones que se dan entre las personas se van formando una serie de costumbres propias del grupo. 

Chistes internos, expresiones, anécdotas y formas de hacer las cosas se van creando, esto es algo normal y sucede en todas las organizaciones. 

Sin embargo, algunas veces estas costumbres pueden ser nocivas y afectar el desempeño del equipo. Bromas pesadas, falta de respeto y burlas a alguno de sus miembros crearán un ambiente laboral donde las personas tengan miedo de expresarse y desenvolverse. 

El primer paso es que prestes mucha atención a estas señales, establezcas mecanismos para reportarlos y tomes cartas en el asunto lo antes posible para corregirlos. 

El segundo es establecer reglamentos, actividades y capacitación que fomenten una cultura organizacional sana.

6. Administra el tiempo.

En este punto no me refiero específicamente a los horarios de trabajo. Todos los seres humanos necesitamos equilibrio en nuestras vidas. Si bien hay personas que deciden dedicar más tiempo a trabajar, eventualmente sin este equilibrio se queman y bajan dramáticamente su desempeño. 

Un buen líder sabe cuando es momento de presionar para cumplir una fecha de entrega y cuando bajar el ritmo para recargar las baterías.

7. Comparte el crédito entre todos los miembros.

¿Alguna vez has trabajado con un jefe que se cuelga los logros de sus colaboradores?. Estarás de acuerdo que es todo menos un buen líder. 

Todos tenemos esta necesidad innata de sentirnos valorados, en otra palabras que con nuestro trabajo aportamos al bien común. 

Además, como mencionaba al principio del artículo las metas grandes se alcanzan con el trabajo de muchas personas, si todos colaboraron entonces todos merecen compartir la victoria.

8. Celebra las victorias.

¿De qué sirve cumplir un sueño, si no nos detenemos un momento a disfrutarlo?. ¿Qué sentido tiene llegar a la meta y seguir corriendo sin celebrar? 

Aprovecha este momento para reconocer el esfuerzo de todo tu equipo, para entregar los premios por alcanzar las metas de venta por ejemplo e inspirarlos hacia un reto mayor. 

Al final, es por este momento y la sensación de lograrlo por la cual llevan meses trabajando.

9. Soluciona los conflictos rápidamente.

Cuando colaboran personas de diferentes perfiles las opiniones encontradas es pan de todos los días. Analiza cuanto tiempo se desperdicia en enojarse, luchas de poder, chismes y como todo esto cuando se perpetúa afecta al desempeño del equipo en el largo plazo. 

Por eso te recomiendo que las discusiones se resuelvan lo antes posible, capacita a tu equipo en comunicación efectiva y negociación. Una vez que puedan ver por encima de sus diferencias y encontrar un punto medio que funcione para ambas partes podrán usar esta energía para resolver la situación.

10. Retroalimenta constantemente.

¿Cómo podemos mejorar si no podemos ver nuestras áreas de oportunidad? 

Como director de tu equipo tienes algo que ellos no tienen, una perspectiva diferente que solo se obtiene cuando se puede observar desde afuera. 

Aprovecha esto para comunicarles sus áreas de oportunidad y consejos para mejorar así como reconocerles sus capacidades.

Conclusión:

Como has visto, desarrollar un equipo de trabajo que alcance sus metas es un trabajo de todos los días y requiere ajustes todo el tiempo. 

Es la única manera en la que puedes garantizar el crecimiento de tu empresa, invirtiendo en las personas.

¿Estás listo para crecer tu negocio?

Agenda tu sesión de coaching empresarial ahora.

como vencer el miedo a las llamadas en frio
como trabajar en equipo ray marfil
cuando no cerrar una venta - ray marfil
que es un cierre de ventas - ray marfil
como desarrollar mis habilidades de liderazgo ray marfil
que es un líder ray marfil
SUSCRÍBETE AL
Newsletter

¡Recibe inspiración en tu correo cada semana!

subscribe
Abrir chat
Hola, ¿cómo te puedo ayudar?
Hola, ¿cómo te puedo ayudar?