Scroll Top
¿Cómo construir una relación sana?

 

 

Una relación sana es una relación en la que todas las personas involucradas se sienten valoradas, respetadas y seguras. 

 No existe una única forma correcta de tener una relación, ya que cada persona es diferente y lo que funciona para una pareja o grupo puede no funcionar para otra. 

  1. La confianza es un elemento clave en cualquier relación, ya que sin ella no hay cimientos sólidos para construir una relación duradera. La confianza es difícil de recuperar una vez que se ha roto, por lo que es importante mantenerla en todo momento.
  2. El respeto es otro elemento fundamental de una relación sana, ya que sin él no hay confianza ni seguridad. Las parejas deben respetar las necesidades y los límites de la otra persona y no faltar al respeto.
  3. También todas las personas involucradas deben sentirse seguras en la relación. Esto significa que deben sentirse a salvo y no bajo amenaza. En resumen, una relación sana se basa en la confianza, el respeto y la seguridad.

Hay que aprender a comprender lo que la otra persona necesita en una relación para tener una relación sana y satisfactoria. Existen ciertas red flags para tener en cuenta en las relaciones, como el control del comportamiento y la crítica. En este caso ambos socios tienen la responsabilidad de sus acciones y sentimientos en la relación.  

La crítica constructiva puede ser útil en una relación, pero hay una diferencia entre la crítica constructiva y criticar a tu pareja. En general, la importancia de la comunicación, la autoconciencia, y asumir la responsabilidad de las propias acciones en una relación.

El experto en liderazgo, Simon Sinek, habla de tres errores comunes que las parejas cometen en sus relaciones. 

  1. El primer error es tratar de cambiar a la pareja, en lugar de aceptar y apreciar sus diferencias, lo que puede crear resentimiento y frustración.
  2.  El segundo error es comunicar de manera negativa y destructiva, en lugar de ofrecer retroalimentación constructiva para mejorar la relación. 
  3. Por último, el tercer error es evitar los conflictos en lugar de resolverlos. Si los problemas no se discuten y se resuelven, las parejas pueden empezar a ignorarse y separarse.

Sinek sugiere que se eviten estos errores, se acepten las diferencias, se ofrezca retroalimentación constructiva, y se resuelvan los conflictos mediante una comunicación efectiva para fortalecer las relaciones. 

En resumen, el amor no es suficiente para mantener una relación sana y duradera. Una relación sana se construye día a día con todas las interacciones que se tienen con la pareja. Esto significa tomar decisiones en cada momento, compartir, cuidar, comunicarse de manera efectiva y controlar las emociones. 

El primer consejo es entender que el amor es un ingrediente principal, pero no es suficiente. Es importante poner atención a la comunicación, ya que discutir y pelear no resuelve los conflictos. En vez de eso, hay que aprender a comunicarse de manera efectiva y dejar de confundir las discusiones con comunicación. Es necesario ser responsable de las actitudes, respuestas y cuidado de la pareja para construir una relación sana y feliz.

La comunicación es clave para lograr una conciliación, especialmente en las relaciones de pareja, donde se deben respetar las diferencias individuales y buscar un equilibrio entre la libertad y la individualidad de cada uno.

Otro red flag es establecer límites sanos, aquí es importante preguntarte qué funciona para ti y definir qué significa el respeto y la confianza en una relación.

Por ejemplo, si no te gusta que tu pareja salga y se emborrache todos los fines de semana, debes comunicarlo y buscar un acuerdo que funcione para ambos. Cada persona tiene sus propias necesidades y preferencias, por lo que es importante respetar las diferencias y encontrar una manera de conciliar para que ambos se sientan cómodos y felices en la relación.

También es importante alinear los valores en una relación y no formar relaciones con personas que no compartan los mismos valores. Aceptar y respetar los límites de los demás es esencial para tener una relación saludable. 

Otro punto importante es la necesidad de dedicar tiempo y esfuerzo consciente a la relación para evitar separarse por la rutina, los problemas o la falta de comunicación. 

Por ejemplo, cuando se tiene un hijo, la atención y el enfoque se desvían el uno al otro de repente, lo que puede afectar la relación de pareja. Al enfocarse en el hijo, se pueden dejar de lado actividades compartidas y momentos de calidad juntos, lo que debilita la relación. Por lo que algunas parejas que experimentaron esto puede que se estén alejando el uno del otro y discutiendo más. Para solucionar esto, es bueno comenzar a comunicarse mejor y a encontrar momentos para estar juntos y hacer cosas juntos.

 
 
Como consejo final es importante poner esfuerzo y atención en hacer crecer la relación de pareja y trabajar como equipo para avanzar juntos.

 

AMA, CONFíA Y SÉ TU MISMO

Descarga la versión del libro.

Clear Filters

AMA, CONFíA Y SÉ TU MISMO

Descarga la versión del libro.

Abrir chat
Hola, ¿cómo te puedo ayudar?
Hola, ¿cómo te puedo ayudar?