¿Qué es el ego?

Publicada en Publicada en Viernes Extraordinarios

Existen muchas definiciones del ego, desde aquella que dice que es algo que construimos para poder identificarnos como persona hasta la que dice que realmente no existe y no debemos prestarle atención.

Hoy quiero compartir contigo la que tiene más sentido para mi, así podrás formate la tuya.

Es claro que como seres humanos siempre estamos tratando de definir lo que nos rodea, estas definiciones nos permiten conocer para entender.

Para mi el ego es la definición que construimos sobre nosotros mismos para conocernos y entendernos. Está compuesto por creencias sobre nuestras habilidades, atributos, nuestra personalidad, nuestros logros e incluso las cosas que compramos.
Esta construcción mental es dinámica y va cambiando a cada momento con las situaciones de la vida, por ejemplo: haber tenido éxito en algún proyecto te hace un triunfador, por el contrario los fracasos te dan la ilusión de ser un perdedor. Así se va reforzando este concepto que inventaste sobre ti mismo.

Esta naturaleza cambiante y subjetiva es responsable de crear tensión emocional y drama en nuestras vidas, un momento te sientes super humano y al siguiente te cuestionas si vale la pena vivir.

En esa imagen auto construida es donde la mayor parte de nuestro dolor reside, es donde nos encontramos a esta voz interior que todo el tiempo está juzgándote y tratando de analizar todas las cosas que suceden o pueden suceder.
En ese momento es cuando crees que esa voz en tu cabeza eres tu mismo y comienzas a escucharla.

No soy bueno para estudiar.
No puedo lograr lo que me propongo.
Nadie me quiere.
Lo mío no es pensar, soy un poco tonto.
No valgo la pena.
Todos son unos tontos, soy un ser superior.

Todas estas creencias las fuiste aceptando como ciertas, son ellas las que te limitan y te llenan de miedo todos los días.

¿Cómo identificarlo?
Muchas veces es difícil porque se esconde atrás de opiniones que por mucho tiempo hemos considerado verdaderas. La manera más sencilla es ver las reacciones que deja en su camino, cada vez que necesitas discutir con alguien para probar que estás en lo correcto, sentimientos de inseguridad, celos, la necesidad de impresionar y ser el mejor en todo lo que haces e incluso enojo cuando las cosas no se hacen como tu querías.
Uno de los trucos más comunes del ego es echarnos la culpa sobre las cosas que pasaron: Ves! si ya sabías que no podías confiar en él ¿Porqué le pediste otra vez un favor?. Es tu culpa que haya salido mal, tu si que eres estúpido.

 

¿Cómo trabajar con tu ego?
El primer paso es reconocer que existe y entender que luchar contra él sólo lo hará más fuerte y cada vez te costará más trabajo lidiar con él.
Te recomiendo observarlo, practicar esta observación activa de tus acciones y pensamientos te permitirá conocerlo y las siguientes veces reconocerlo.
Observa tus pensamientos y emociones sin juzgarlos, esta es una técnica de mindfulness, después de practicarla comenzarás a darte cuenta que estos no son parte de ti y será más fácil dejarlos ir y así tu ego comenzará a perder fuerza sobre tus acciones y reacciones.

¿Existe el ego positivo?
Si, pero no se llama ego, se llama autoestima. En mi opinión este amor propio comienza aceptando que todos somos iguales, cada quien tiene una serie de habilidades, dones y conocimientos que complementan a un todo. De esta manera estarás siempre abierto a las opiniones de los demás sin juzgarlos, aceptando que cada quien tiene su propio camino y que aunque diferente al tuyo no es mejor ni peor.

El segundo paso es conocerte a ti mismo a través de esta observación activa de tus emociones y pensamientos, para luego aceptarte con tus virtudes y defectos.

La vida es un proceso de aprendizaje, donde tienes la oportunidad de afrontar tus errores y potenciar tus dones.

 

ray marfil