Pensamientos Limitantes – Ray Marfil

Publicada en Publicada en Blog, Viernes Extraordinarios

Tus pensamientos limitantes han definido toda tu vida y son los responsables en gran mediad de tu realidad actual.

Han prevenido que veas oportunidades y seguramente te han saboteado para aprovecharlas.

Es esa vocecita que escuchas en tu cabeza cada vez que quieres hacer algún cambio en tu vida, ese saboteador que todos llevamos dentro.

¿De dónde vienen?

Muchos de ellos son el reflejo de los miedos de nuestros padres, amigos y otros escogemos aprenderlos.

Muchas veces en su afán de protegernos nuestros padres nos llenan de miedos y crecemos pensando que esas opiniones son verdaderas.

¿Cuántas veces escuchaste que ganar dinero es difícil? ¿Qué los millonarios seguro roban para tener tanto dinero? O peor aún, cuando fuiste a contarles un sueño te convencieron de que era demasiado riesgoso y que mejor pensaras más pequeño.

Otros los vamos aprendiendo con las experiencias que vamos viviendo, nuestra educación y los que adoptamos de los puntos de vista de las demás personas. ¿Cuántas veces alguien que considerabas tu amigo te dijo que eres un tonto? o en burla recalcó lo feo que eres?

¿Cuáles son los más comunes?

  • No soy suficientemente bueno para lograr mis sueños.
  • Ganar dinero es difícil.
  • No tengo la motivación suficiente.
  • No tengo tiempo.
  • No tengo dinero para hacerlo.
  • Ya soy demasiado grande para cambiar.
  • No sé por donde empezar.

¿Cómo reconocerlos?

Están ocultos en todos los aspectos de la vida donde no obtienes los resultados que quieres.

Piensa en aquello que no está como deseas, ¿Cuál es el primer pensamiento que viene a tu mente cuando decides hacer algo para mejorarlo? ¿No tienes tiempo para hacerlo? ¿No tengo la capacidad de hacerlo?

Supongamos que quieres mejorar tus finanzas, ¿Qué es lo primero que piensas? ¿Son difíciles? ¿Es algo aburrido o complicado de hacer?

A veces estos pensamientos no son tan claros pero siguen estando ocultos atrás de sentimientos negativos. Por ejemplo, esa ansiedad antes de hablar en público podría estar ocultando tener miedo a ser juzgado por otras personas o a fracasar.

¿Cómo afrontarlos?

  • Reconoce que sólo es un pensamiento no un hecho.
  • Analiza como lo adquiriste y de donde viene, ¿Quién te convenció de que eso era cierto?
  • Acepta que nadie tiene el poder de decidir por ti, las opiniones de otras personas son sólo su percepción. Tienes la capacidad de escuchar su punto de vista, tomar lo que mejor te parezca y el derecho de experimentar por tu cuenta para aprender.
  • Esos pensamientos negativos los estás creando tu mismo. En otras palabras te estás auto saboteando.
  • Ponte en acción para lograr lo que quieres. De la misma manera en que te creaste estos límites, tienes el poder de construir pensamientos que te empoderen, con suficiente práctica y constancia podrás sustituir este condicionamiento limitante en algo que te impulse a tomar acción para lograr tus objetivos.
  • Celebra las pequeñas victorias, esto te ayudará a fortalecer este nuevo pensamiento positivo que con repetición y constancia pronto se convertirá en hábito.
  • Rodéate de gente positiva que te inspire y te impulse a ser mejor.

 

ray marfil