ray marfil
ray marfil
ray marfil

¿Quién soy?

Antes te hubiera contestado que estudié diseño y tengo una maestría en alta dirección y negocios internacionales. He dado clases en las mejores universidades de México por más de doce años y los últimos dos años he impartido conferencias sobre marketing en congresos internacionales y las principales universidades de Colombia y México, colaboro con empresas de Estados Unidos y cuento con varias certificaciones de universidades americanas que me respaldan. Sin embargo, eso es sólo lo que hago. Mejor déjame contarte mi historia porque estoy seguro que es muy similar a la tuya.

Como tu, he estado arriba y abajo; en esos momentos de derrota he tenido que aprender a reinventarme para seguir adelante.

Toda la vida he soñado en grande, queriendo hacer una gran diferencia en el mundo, pero por mucho tiempo he sentido que algo hacía falta. Sin una misión clara y tratando de agregar valor a las personas cuando pensaba que no tenía mucho para dar.

Hace un tiempo todo cambió, estando en el punto más bajo de mi vida con una profunda tristeza y soledad decidí hacer un alto para analizar porque todo estaba tan mal, porque a pesar de todos mis esfuerzos nada salía como quería.

La razón era simple pero me había tomado muchos años descubrirla, seguía dejando mi felicidad en las manos de otras personas, buscando respuestas en el exterior, cuando vivir en plenitud siempre ha sido mi responsabilidad; la motivación y las respuestas siempre estuvieron dentro de mi.

Comencé a entender que sin una visión clara nos permitimos ser víctimas de las circunstancias, nuestras emociones y pensamientos nos juegan trucos y nos sentimos perdidos.

Decidí buscar inspiración y aprender nuevas herramientas para crear una vida mejor, un regalo para mí.

Al principio trabajé con lo que tenía, fui enfocando toda la energía negativa que estaba sintiendo en este nuevo sueño.

En ese momento fue cuando todo comenzó a cambiar, el tiempo que me dedicaba empezaba a transformar la soledad en amor y la tristeza en armonía.

Ahora aunque hay todavía mucho por aprender, vivo agradecido por todas las dificultades ya que me han dejado lecciones muy valiosas y contribuido a formar la persona que soy ahora.

Creo firmemente que éstas son la manera en que la vida nos enseña las lecciones más valiosas.

Todos tenemos la capacidad de ser los autores de nuestra historia, con una visión clara, acciones diarias y hábitos positivos podemos lograr una vida extraordinaria.